La Rama de Liberados, Liberadas y Familiares del MTE nació como una respuesta ante las necesidades que pasan las personas que estuvieron privadas de su libertad. Conseguir un trabajo en la economía formal, después de pasar por la cárcel, es imposible. Por eso, una vez, más, la Economía Popular y el trabajo cooperativo es una respuesta para quienes estuvimos presos y presas. Sólo la organización nos permite salir adelante.

Las y los familiares también sufrimos la exclusion del sistema penal y los costos de mantener a un familiar preso. Por eso nos organizamos para enfrentar la violencia y conseguir un trabajo digno.

Peleamos para que el Estado implemente políticas públicas sociales, comunitarias, para el conjunto de los ex detenidos y detenidas; para que exista acceso a la educación en las cárceles, y capacitaciones en oficio para todas las personas privadas de su libertad; y por un trato digno y apoyo económico para las familias.